Acabo de leer en prensa que se está difundiendo a bombo y platillo, resultados (enlace al artículo) del estudio PREDIMED. En concreto estos son algunos de los titulares:

-La dieta mediterránea con nueces reduce un 30% el riesgo de infarto o ictus

-Dieta mediterránea con aceite de oliva o frutos secos: el mejor aliado cardiovascular

-Los obesos pierden peso si incluyen aceite de oliva en su dieta

Aun no he tenido tiempo de leer el artículo a fondo, pero al menos si que hay algo que me gusta; se compara tres, grupos, dieta mediterránea + aceite de oliva, dieta mediterránea + nueces, y dieta control a la que se aconseja reducir la ingesta de grasas. Pues bien, parece que en el estudio, las dietas más ricas en grasas (casi un 40%), son beneficiosas a nivel cardiovascular frente a la dieta baja en grasas.

Yo hubiera mantenido un grupo de control, al que se hubiese permitido seguir su alimentación sin cambios, sin aconsejar una reducción en la ingesta de grasas. Y por supuesto, hubiera añadido algún grupo más, con otro tipo de intervenciones… pero al menos, es otro granito que se añade para desmontar las dietas altas en carbohidratos y bajas en grasas, junto con el reciente ensayo en Australia que ha demostrado que reducir la ingesta de grasas saturadas y sustituirlas por omega-6 de origen vegetal (ácido linoleico) aumenta las tasas de muerte por enfermedades coronarias y cardiovasculares.

Por otro lado la reducción del riesgo absoluto de eventos cardiovasculares es de 3 por cada 1.000 personas/año, y solo significativa para ictus.

La dieta mediterránea es un paso en la dirección correcta, pero creo que podemos aspirar a más.

Anuncios